martes, 26 de enero de 2010

Artistas olvidados, primera parte

"Usted va a estallar y toda su familia también. Usted es el monstruo capitalista, usted es terror. Deme la mano, saltemos."

Menudo inicio me he currado hoy. Un poema. No, un POEMA. Buena mierda, ya lo puedo creer. En fin, mientras sigo ordenando mi cabeza para rescatarles lo mejor del año pasado les introduzco a la persona de Charles Hattaween, un artista norte americano nacido a principios del siglo XX. Sus obras son impresionantes, imposibles. Superan nuestros límites perceptivos y nos hacen pensar sobre el sentido real de las imágenes. Sus primeras obras no dejan de ser más que patéticas reproducciones de la realidad (disculpen que sea tan atrevido al suponer que alguien pueda plasmar en papel la verdadera "realidad", pero en fin, creo que ya me entienden, no hace falta entrar en discusiones constructivistas). En definitiva, el tipo antes solamente pintaba cuadros de mierda como:

casa 0

Con el tiempo (y la muerte de toda su familia y peces), Hattaween empezó a desarrollar una extrema fascinación por la verdad. Sus pinturas pasaron a ser más detalladas y afines a lo que nuestra percepción percibía del mundo:

casa 1

Buena mierda, sin duda. Pero estas obras no terminaban de gustar a nuestro amigo ni a los galeristas contemporáneos, por lo que Charles se veía obligado a servir cafés en las avenidas de los ciudadanos ricos para poder comer caliente. Fue durante este período que conoció a Alissa, su primer amor verdadero. Fue con ella, a quien retrataba después de hacer el amor, con quien encontró el sentido de su obra. Charles necesitaba copiar la realidad, observen:

casa 2

Cada vez que miro este cuadro los pelos de mis pelotas se clavan en mi estómago. Que me rebienten el culo con un trozo gigante de plomo si este cuadro no parece una puta foto. A partir de esta obra Hattaween empezó su serie de fotografías pintadas:

palya 1

5

car 1

car 2

car 3

Menudo bombón. Charles no tardó en convertirse en una estrella, exponiendo en las galerías y museos más respetados del globo. Su éxito no duró demasiados años, ya que la crítica empezó a tildarle de "artesano" y su nombre dejó de nombrarse en la escena artística y en los guateques selectos de la clase alta. "Artesano", díganme ustedes si este, su último cuadro, no es una verdadera obra de arte:

11

Esperemos que se vuelva a hablar de este genio de la imagen y toda su obra reciba el respeto que se merece.

Buenas noches.

6 comentarios:

Juanma Nikotina dijo...

Pues si cuesta creerlo, si. Artistazo.

arder dijo...

Jajajajajajajajaja. Brutal.

Anónimo dijo...

estas hecho un gran cabron, que jodido

Roger Haus dijo...

Grandisimo!
Reconocimiento para Charles ya.

Muy buena referencia ;) !!!!

Anónimo dijo...

Pues Google dice que te has inventado al tío éste: Charles Hattaween en Google.

Fanzine Chuck Norris dijo...

A internet le faltan tres jodidas páginas.